Publicidad

Demasiada volatilidad en los mercados

Que nadie se fie de jornadas como la de hoy, porque ya hemos vivido varias así y siempre hemos hecho la misma recomendación: prudencia. Después de días de descalabro como los que acabamos de pasar, en la primera sesión en la que todos los índices cierran en verde y además con subidas porcentuales de más del 2%, aparecen un montón de comentarios del tipo “los mercados han acogido muy bien las palabras de la canciller alemana”, y frases por el estilo.

Estamos en una clara fase bajista y todavía no hemos podido localizar un suelo consistente, sino más bien todo lo contrario: analizando casi cualquier acción del selectivo español, da pánico sólo verlo.

Las subidas como la de hoy son normales en momentos tan especulativos como los que estamos viviendo, para cazar a todos aquellos valientes que se atreven a comprar a precios tan baratos como los que tenemos actualmente en un montón de valores, y después quedarse pillados con fuertes bajadas, haciéndoles saltar los stops, en el mejor de los casos, y su dinero acabará en las manos de los de siempre.


Por ello recomendamos mucha prudencia, y somos de la opinión de que preferimos ver una figura de vuelta relativamente clara, aunque esto implique comprar más caro de lo que podríamos comprar en estos momentos, que comprar ahora especulativamente y que nos quedemos pillados.

Es cierto que hay mucha gente que opina que ahora puede comprar un BBVA o un Santander, porque están muy baratos, y no les importa que caigan más, porque su inversión es a largo plazo, y terminará por recuperar valores. Nuestra opinión es que es un error, porque puede ocurrir que se tarden años en recuperar valores, y esos años es tiempo que nuestro dinero deja de darnos beneficios, y eso por no hablar del castigo a nuestros nervios.

Los movimientos que estamos viendo en estas últimas semanas no han cambiado nada, tenemos muchísima variación de un día para otro, e incluso en el intradía, y valga de ejemplo la jornada de hoy del Ibex, el cual ha terminado cerrando en los 7.834 puntos, cuando ha estado cotizando en los 7.506.

Ahora cualquier rumor, cualquier reunión de los principales líderes mundiales, cualquier artículo que se escriba sobre si Grecia será o no capaz de devolver el dinero que se le está prestando, todo, absolutamente todo vale para que se produzcan movimientos especulativos en los mercados, y eso es lo que estamos viendo, y resulta muy difícil desde el punto de vista técnico encontrar el momento en el que sea bueno entrar, porque prácticamente no hay oportunidades que nos ofrezcan una cierta garantía de éxito en nuestra inversión.

Sin ir más lejos, mañana hay una importante reunión del eje franco-alemán, al que también asistirá el ministro de economía norteamericano, no se sabe muy bien a qué, pero nos imaginamos que será para presionar a Europa y a ver si se resuelve la crisis de la deuda. Ya vereis como seguramente el mercado se anima, pero veremos por cuánto tiempo.

El VIX se encuentra en estos momentos en los 37.17, valor bastante alto, y además podemos ver en la gráfica que desde la segunda semana de agosto no ha bajado de los 30, y además, todavía se encuentra bastante lejos de la media de 50 sesiones, que pasa actualmente por los 29.18. Esto quiere decir que es probable que cuando el VIX baje lo haga como un test hasta la media, para en el mejor de los casos hacer un pullback y luego intentar romper la media hacia abajo. Esto traducido a los mercados significa que cuando el VIX baje hasta la media los mercados subirán, pero probablemente sólo se trate de un recorte hasta alguna media o nivel de precios de referencia importante, para volver a caer otro tanto. Esta última caída habrá que ver si llega hasta los niveles que la que le ha precedido o no, y en función de estos movimientos se podrán tomar decisiones.

Análisis técnico del VIX a 13 de septiembre de 2011

Pero por ahora todavía es pronto, y de hecho vemos un doble suelo en la zona próxima a los 30-31, así que veremos cómo se comporta el VIX cuando alcance este valor, si rebota como decimos, que será lo más probable, o lo rompe, hecho que vemos bastante improbable, al menos en el primer intento.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *